Blogia
mundosimaginados

Eraje

 

No esperen leer algo especialemente imparcial. Los Eraje son amiguetes de toda la vida de Huesca. Hemos vivido en paralelo en bastantes ocasiones, estudiando música en el conservatorio (me pasaron de largo) con algunos de ellos y en otras músicas con algún otro ... y como no, ejerciendo de oscenses. ¡Qué tiempos!

Ayer miércoles presentaron en la Fnac de Zaragoza su último disco.

Fui con la idea de saludarlos y recordar viejos tiempos. Y el resultado fue muy otro. Sí que nos saludamos (no podía ser de otra manera) y lo de recordar se me olvidó completamente (que juego de palabras). Mentiría si no dijera que cuando empezaron con su primer tema instrumental vino a mi cabeza alguno de los que hacían en el pasado pero la sorpresa fue el ver un grupo con un sonido maduro y con unos desarrollos musicales bien traidos. El planteamiento era a la vez contundente y delicado (pero sin exagerar de sofisticado) ilustrando paisajes sonoros con la capacidad de evocación que tiene un grupo en el que se mezcla complicidad y profesionalidad. Son grandes músicos (por formación y hacer) y amigos de toda la vida.

Después de este primer tema el concierto siguió por otros derroteros. Hace una decada, en su primera época, hacían una música basada en raices folk. Actualmente el folk se intuye, está por debajo y lo que hacen es realmente interesante. Utilizan progresiones y cadencias basadas en armonías modales propias de estilos folk pero jugando con el material sonoro haciendo guiños a un monton de estilos. Por nombrar alguno de ellos pudimos escuchar pasajes de música de cabaré, incluso tango. En ocasiones se acercaban al estilo de los cantautores o incluso la canción protesta de la transición, pasando por algún que otro ritmo latino y hasta en algun momento oí a Juan Perro y ecos del mediterraneo. Música de rock más contundente, otros pasajes muy funkys e incluso ecos de chill out o por lo menos de música lounge. Sin olvidar a sus adorados Celtas Cortos y los propios IxoRai. Y lo que mas me gustó: no hacen fusión no mezclan estilos... tienen una especie de sello, de marca, sonido o como se quiera llamar, que en la mayoría de los casos solo es patrimonio de los grandes. En una hora nos hacen disfrutar de un viaje musical bien planteado mejor interpretado y realmente interesante a la par que evocador.

Repasando la formación, la voz de Quique esta muy acertada. Canta con convicción y el mensaje llega (no en vano es actor y eso se nota). En el otro extremo Juan Blas realiza una estupenda labor al bajo. Que contundencia a la vez que precisión y que manera de sostener el edificio musical que construye la banda en cada uno de los temas. Estos están bien construídos desde el punto de vista formal dando y tomando en el desarrollo del discurso musical. Me gustó la pulsación y las ideas que contribuyen a los arreglos, rellenando sin saturar los huecos de la música dando continuidad a modo de bajo continuo (valga la redundancia) al discurso. De Manolo al acordeon y al teclado no puedo decir mas que que tengo ganas de que siga por este camino. Su tecnica es impecable y sus conocimientos se aprovechan eficazmente en los desarrollos y arreglos jugando con armonías ampliadas con la facilidad de quien sabe lo que hace, pero sin desvariar poniendo el punto justo de atrevimiento y tradición a la práctica común. Jorge brilló especialmente. Tuvo un día muy acertado. En sus intervenciones hizo gala de un estupendo sonido al clarinete con los matices que interesaban en cada momento (y con un gran control) pergeñando pasajes de sonoridades más clásicas y conservadoras arropando a las otras partes y otros más atrevidos y con un corte mucho más cercano al Jazz o a clarinetistas de la nueva era con desarrollos bien elaborados y muy convincentes en las intervenciones como solista. El batería y el guitarra son incorporaciones para la formación actual. El primero proporciona un empaque que favorece de forma importante al grupo. Es un músico muy efectivo y que sabe estar en su plano dejando respirar al resto de la música. En el caso del guitarrista me gustaron sus maneras y los solos. Vista su corta intevención probando sonido me cree unas expectativas que luego quedaron diluídas en la función que como miembro se debe al grupo. Me quedé un poco con las ganas de verle hacer más cosas.

Olvidaba decirles que en el concierto oí también ecos de Heroes del Silencio y de Bumbury (pero por separado) y que hasta Amaral sonaba (en su parte más pop) en alguno de los pasajes. Y que me los imaginaba en un cabaré contandonos sus historias. Y no puedo más que repetir lo bien que lo pasé bien y que les quiero dar las gracias.

Como sabor final me quedó la sensación de haber estado en un concierto de una versión culta de IxoRai (lo de culta lo digo en contraposición a popular). Los IxoRai nos hacían disfrutar de su estilo particular, no olvidemos de que ellos inventaron el mondongo que era una forma de acercarse a un montón de estilos y formas de hacer música. También tenían su sello pero con una orientación festiva y lo de Eraje es otra historia. Han dado una vuelta de tuerca y su planteamiento que es serio, muy serio y muy, muy profesional.

Si tienen ocasión contrátenles un concierto o asistan a alguno de los que harán este verano. Contacten con ellos a través de su web ...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres